Masaje Deportivo

Masaje Deportivo

Masaje Deportivo

El masaje en sí no es más que un conjunto de maniobras manuales encaminadas tanto a preparar los tejidos del deportista para la competición (masaje pre competición), como recuperarlos una vez que la actividad deportiva ha concluido (masaje pos competición) o para sanar tejidos dañados (masaje de rehabilitación).

Esta técnica de masaje también está  indicado para a personas que no realizan deporte ya que las lesiones sufridas por los deportistas no son particulares de ellos y pueden ser similares a las que se producen en muchas otras actividades no relacionadas con el deporte, como el trabajo, tareas domésticas, vida social, bailar o actividades sociales.

Cuando el músculo está dolorido la causa pasa a segundo plano ya que el daño que se haya producido en los tejidos musculares es independiente de la causa que lo produjo. Por tanto las técnicas fundamentales de masaje buscan todas el mismo fin, tratar a la persona, no al deporte.

cuando se realiza un masaje deportivo, éste se diferencia del terapéutico en que suele ser más profundo e intenso. Por norma general se baja en elementos del masaje sueco clásico e incorpora una combinación de técnicas de estiramientos, compresiones, fricciones, tonificaciones, así como técnicas avanzadas de presión y Shiatsu.

El masajista deportivo debe mezclar todas las técnicas que domine, basándose siempre en un conocimiento estricto de la técnica que aplique y aportando al paciente todos los consejos pertinentes tanto para la realización de la sesión de masaje como para el tratamiento posterior.